Tags

, ,

Se refiere al libro de Stéphane Hessel..

…. Ya podemos identificar dos nuevos grandes desafíos: reaccionar y defender los valores. Si por el contrario nos obligan a aceptar todo lo que nos enseñen, tenemos que pensar profundamente en encontrar la manera primitiva que nos refleje. Eso determina nuestra postura hacia la vida. Igualmente vamos a seguir lo que pensemos que es correcto. Como ya él ha mencionado, eso es necesario para los componentes esenciales que forman al hombre.

En la que respecta al primer paso, la dependencia y la vida interconectada son unos obstáculos en nuestra vida los impiden la originalidad y producen un mundo similar. En este caso, indignarse es un tesoro que nos protege de seguir con nuestros hechos. Además nos proporciona rechazar lo que nos dicten. Igualmente eso es importante para la sociedad.

Respecto al segundo paso, indignarse es importante para la felicidad individual, porque a veces tenemos que romper los corazones de la gente. Para concretar, no podemos contralar la gente y sus comportamientos. A veces los comportamientos nos dañan. Alguna vez nos dañan deliberadamente como son las autoridades que deciden en nuestra vida. Para evitar esta situación tendríamos que indignarnos y no dejarnos que las personas con las ideas maliciosas se acerquen a nuestra frontera.

En último lugar, tendríamos que mostrar reacción contra los dictadores. Vivimos nuestra vida solo una vez y no tenemos ninguna oportunidad de mal gastarla. También tenemos los deberes en nuestra sociedad para proteger su honor. Por eso empezar la protección en nuestra vida y extendérsela a la sociedad es nuestro deber. No tendríamos que olvidar que indignarse es una de nuestras armas para vencer el quedarse sin reacción contra los dictadores en nuestra vida.

Advertisements